Cuarta bienal nacional de artes gráficas Shinzaburo Takeda (reseña)

La cuarta edición de la Bienal Nacional Shinzaburo Takeda amplifica y prospera las exitosas experiencias alcanzadas en 8 exposiciones llevadas desde México a Estados Unidos y Cuba durante la Tercera Bienal. Con esto se sostiene el afán de seguir contribuyendo al enriquecimiento de las artes gráficas en la República Mexicana y fomenta un saludable diálogo entre distiantas visiones del arte, además de contar con las aportaciones de los paises anteriormente invitados: Japón, Estados Unidos y Cuba. La exposición itinerante 2014-2016 se hará presente en Oaxaca, Veracruz, Colima, Durango, Distrito Federal, Yucatán, Texas y Bélgica. Actualmente la exposición se encuentra en la UAM de Xochimilco y permanecerá ahí todo octubre. En la muestra se pueden apreciar piezas de diferentes técnicas, tales como huecograbado, litografía, xilografía, etc. Todas ellas en formatos grandes.

Rescatemos de la introducción la frase “…diálogo entre distiantas visiones del arte…”, esto para plantear una perspectiva que considero poco común cuando se habla de una exhibición de arte. Más allá de quedar atónitos por lo que verán de esta bienal, les propongo una visión más critica y analítica. Planteemos la pregunta ¿cuáles son los parámetros del arte actual? esto sin olvidar que estamos hablando de técnicas tradicionales de grabado.

La escuela de grabado y las galerías que se relacionan con este tipo de arte suelen ser muy puristas en los aspectos de presentación de la pieza. Idealmente de deben respetar márgenes en el papel, considerar el tamaño de la imagen para el tamaño de la superficie de impresión, se procura una igualdad en el tono de la tinta, no exesos de la misma, entre otros muchos detalles de la manufactura.

Sin embargo, la cuarta edición de Shinzaburo Takeda nos trae piezas que, en su mayoría, rompen todos esos parámetros tradicionales. Hay desde impresiones a sangre, que son aquellas en las que prácticamente no se deja margen en el papel, hasta obras en las que no se puede apreciar la firma del autor o ésta se encuentra dentro de la imagen.

 Sinceramente, la muestra causa desconciertos y sorpresas, algunas muy agradables, otras no tanto. Es aquí cuando entra el espectador, ustedes, nosotros; observemos profundamente y brindémonos una opinión honesta. Quedará a nuestro criterio qué piezas son realmente buenas, malas, o incluso buenas pero no profesionales y viceversa.

Consideremos los criterios de evaluación que se plantearon los jueces para elegir a los ganadores. Para la exhibición fueron seleccionadas un total de 40 obras, las cuales se expondrán durante 2 años en museos y galerías nacionales y extranjeras. ¿Qué necesita contener una obra de arte para ganar una bienal? ¿qué no necesita? Sin cerrarnos a esta bienal en específico, notemos las prioridades del mundo del arte actualmente, pero tampoco generalicemos.

Independientemente de lo anterior, la mayoría de las piezas explotan de manera exitosa las propiedades de cada técnica de la gráfica. Mis piezas favoritas fueron “El otro lado de la luna III”, “Testimonio de los no elegidos” y “Dulce noviembre”.

Si tienen la oportunidad de visitar esta muestra, no duden en comentarnos sus opiniones, pues es precisamente mi intensión, crear un diálogo que traspase el “me gusta” y el “está bonito” para enriquecernos de todos los aspectos que abarca el arte: la manufactura, técnica, propuesta, ejecución, compra, venta, etc.

Para más información, pueden visitar la página oficial de la bienal.

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *