Señorita S

Aquellos labios sabor a manzana,
cuello nacarado y lunarizado,
con hilos de la noche entretejidos
y brillo estelar, más dos obsidianas.

Guerras laureadas, vidas y Dianas.
Nupciálico seno aderezado
de aquel olor silvestre y aromado
que da la fresa y la chabacana.

Mito poeiano que al unisono
corvoreo me recuerda la pérdida,
mas, con un suspiro tu recuerdo

la cátartica memoria deja en vida
a un poeta que más loco que cuerdo
lo deja como un quijote… sí… solo.

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *