Materiales naturales ¿En joyería?

Desde los tiempos más remotos, el ser humano ha ostentado piezas de joyería, ya fuera para demostrar estatus, la pertenencia a una tribu o grupo social, poder político, habilidad en un oficio, e incluso con el afán de embellecer el cuerpo . Los collares hechos de afilados dientes de felinos obviaban el hecho de que su portador era un habil y peligroso cazador, piezas de piedras pulidas o plumas coloridas hacían saber quien era el gobernante. Incluso en culturas actuales, la joyeria tiene un propositos que va más allá de lo ornamental y estético: pueden señalar la solteria o desposamiento de una mujer, su edad, posición social y/o económica. De una manera más clara y vívida, para los mexicanos la joyeria es una herramienta para declarar nuestra religión o a qué santo se es devoto gracias a las famosas medallitas y cruces que podemos encontrar en cualquier estilo y material.

La naturaleza es el origen de todo, y, en la joyería contemporánea, los artistas, diseñadores y artesanos están conscientes de la finitud de la misma, en contraste con la visión premoderna que aprecia la naturaleza como una maquina de creación bien engrasada. Esta inquietud despierta una nueva valoración de los materiales naturales para la creación de piezas, disipando la conciencia del verdadero valor de la tierra y todo lo que ella nos regala en su forma más pura, despreciando en cierta medida los materiales más procesados, como lo es el metal y las piedras preciosas con cortes industriales. 

Hoy en día, materiales como cabello humano, rocas volcánicas, coral, madera, resinas y muchos otros, aportan contenidos conceptuales para la creación de joyas. Cabe aclarar que ciertos materiales como el marfil, las plumas de aves exóticas o las alas de mariposas tropicales no son éticamente aceptados dentro del mundo de la joyería, pues la intención no es dañar especies en peligro de extinción con el fin de aumentar precios de venta. Por el contrario, la joyería de materiales naturales busca crear conciencia de algunos problemas ambientales.

En cuanto a la firma o estilo del creador, así como el verdadero avaluó de las piezas de joyería, se manifiestan en las técnicas y acabados empleados en cada una de ellas. Sin duda, la calidad visible en las joyas funciona como una etiqueta, delata qué tan cara o barata se vende una pieza, y cuidar o no de los detalles nos habla del autentico responsable de la producción (por aquello de la falsificación).

Anillo-Carnivora-Bronce

Paula Toto Blake “Carnivora”, Nuvem Shop

Frecuentemente se dota de un valor sentimental a la joyería, en el caso de la que es producida con recursos naturales, los materiales alternativos pueden tener una carga simbólica emergente de las diferentes culturas y sus antepasados. Para citar un ejemplo, los tréboles poseen un valor místico en Irlanda, mientras que en México la connotación cambia y el objeto se devalúa. Este recurso (conferir carga simbólica a materiales naturales) es actualmente muy explorado dentro de muchos géneros artísticos, lo vemos en las instalaciones de Martha Palau, en la escultura de Paloma Torres, dentro de la pintura matérica o performances que son protagonizados por tierra, barro, piedras, hojas, pasto, etcétera. Dentro de la joyería contemporánea, el retomar elementos naturales ha incrementado por la situación del humano promedio, atado a la tecnología, arrancado del mundo real que aún recuerda con melancolía. Como sustituto de recolectar conchas en la playa, para complacer su lado nativo desea poseer objetos que lo hagan sentir cercano a la naturaleza. La propuesta de este género es exaltar la personalidad que ostentan los diversos recursos en cuestión. La piedra y sus diversificaciones son un sinónimo latente de fuerza y firmeza. A favor de esta cualidad pueden ser añadidas en bruto dentro de piezas pretrabajadas con técnicas comunes dentro de un taller de joyería o pueden ser talladas para adaptar el material al diseño de la pieza.

Cada pieza de joyería contemporánea propone un enfoque diferente en lo que se refiere a los materiales, existe una revalorización de recursos que refresca los oportunidades de creación. Claro esta que en el mercado joyero aun se venden piezas clásicas pero este no es el tema ha discutir. La joyería se ha posicionado como un medio de expresión y  denuncia, es realmente sorprendente la innovación en los últimos años. Al hojear “500 creaciones artísticas de todo el mundo” de Estrada, en especifico las recopilaciones de anillos y collares, nadie que yo conozca lograría ocultar su rostro de extrañeza al observar por primera vez collares hechos de brochas (si, las que usamos para pintar), joyería holográfica y muchas curiosidades más. Como artista, creadora de joyería, y persona curiosa que soy, los invito a que se den un chapuzón en las novedades del mundo de la joyería; por ahora les dejo algunas piezas que lograron captar mi atención, espero causen algún impacto en ustedes también.

#YoGritoPorVictoria: Gánate uno de los dos ejemplares autografiados por Augusto Mora de “Grito de Victoria”

Hace una semana, nuestro camarada Chutemoc publicaba una entrevista con Augusto Mora que tenía por eje central la publicación de su nuevo libro, “Grito de Victoria”, que recuenta lo sucedido durante los movimientos estudiantiles de 1971 (el halconazo) y 2012 (#YoSoy132). Continúa leyendo #YoGritoPorVictoria: Gánate uno de los dos ejemplares autografiados por Augusto Mora de “Grito de Victoria”

¿Y cómo me acerco a eso? Ideas sobre arte contemporáneo a propósito de Zona MACO

“Una de las cosas más difíciles en este mundo es inducir a la gente a pensar por sí sola en asuntos de arte”.
-The Sunday Sun
, enero 1916.

Desde hace ya bastante tiempo puedo decir que el arte es una de esos temas que me gusta y llama la atención. Sin embargo, es desde hace unos dos años que ha comenzado a apasionarme: he tratado de ir entendiendo mejor y gracias a las visitas a distintos museos, materias que tomo en la facultad sobre historia del arte y por mi cuenta he ido aprendiendo más. Hoy puedo decir que el estudio del arte es una especie de callejón, al que si uno entra jamás sale y uno siempre buscará saber más y más y nunca dejará de aprender. Con esto quiero decir que me he dado cuenta que no sé nada de arte y que se requiere de un proceso de reflexión, trabajo y estudio, para poder, no comprenderlo y entenderlo, sino acercarse a éste de una manera más adecuada.

Confieso que, hasta hace muy poco, no le encontraba mucho sentido al arte contemporáneo, y no era algo que me atrajera demasiado. Sin embargo yo diría que hay cuatro sucesos que me han cambiado el panorama y que quiero compartir con los lectores de Callejero. Lo primero fueron las visitas a la exposición Pulso Alterado en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), al recién inaugurado Museo Jumex y a Zona MACO y por otro lado que en las últimas semanas he hecho lecturas (mismas que he discutido en clase) de autores como Pierre Bourdieu, Rosalind Krauss, Arthur Danto, Clement Greenberg y Dennis Dutton. Acercarse al tema del Arte Contemporáneo, me parece en lo personal algo fascinante, aunque no tan sencillo de estudiar y mucho menos de entender y explicar. Este será el primero de varios artículos que publicaré en Callejero sobre el tema, y no trataré de dar una guía para entender el arte contemporáneo, ni tampoco busco que el lector piense lo que yo; más bien quiero compartir las ideas que me van surgiendo conforme me voy acercando más al tema, y me encantaría que esto no sea un monólogo, sino un diálogo en el que los lectores den su opinión.

ZONA-MACODel 5 al 9 de febrero de 2014 se llevó a cabo la onceava edición de Zona MACO. México Arte Contemporáneo, en el Centro de Exposiciones Banamex en la Ciudad de México. Zona Maco es una feria dedicada en su mayor parte al arte contemporáneo, aunque este año hubo una zona dedicada al diseño y otra más al arte moderno. En 11 mil metros cuadrados de exposición con la participación de 111 galerías, esta feria es la más importante del país y una de las tres más importantes en Latinoamérica. Tuve oportunidad de asistir por primera vez a la misma el último día. Fui por curiosidad, para ver qué se exhibía y cómo era el ambiente. Pensaba que iba a encontrar muchísimas obras que serían muy difíciles de encontrar sentido y muchas obras malas. Sin embargo me sorprendí que si bien había de todo, encontré bastantes galerías exponiendo cosas interesantes y buenas.

zona_maco_2014_597721930_1940x1200Esta visita la realicé antes de enfrentarme a las lecturas antes mencionadas. He de decir que esto es algo muy importante pues mi experiencia hubiera sido completamente diferente. Como el titulo de este artículo lo dice, me pregunté al estar ahí, “¿y cómo me acerco a esto?”, “¿cómo debo entenderlo?”. Como menciono, fue la curiosidad la que me llevó a asistir y fui con mentalidad abierta, pensando “a ver qué me proponen”, y recorrí la feria sin la pretensión de tratar de entenderlo todo (no me creía capaz), pero tratando de encontrar en las obras algo que pudieran decirme. En esa visita encontré obras que me parecieron muy interesantes, de autores tanto figurativos, como abstractos o conceptuales, como Glenda León, quien expuso obras relacionadas con la música y el silencio y donde por ejemplo ponía un pentagrama sin notas a la que tituló Silencio, u otra donde las líneas del pentagrama estaban pintadas de colores y tituló Silencio alegre. Estas obras me gustaron por el concepto propuesto más que por la técnica o materiales usados, pues de hecho eran muy simples. En cuanto a obras cuya técnica me llamó la atención están las de Peter Zimmerman, quien utiliza resina epóxica, la cual chorrea sobre el lienzo lo que hace que la obra sea vistosa. Claro que existen ejemplos de lo contrario, donde uno se encuentra obras que no son más que, a mi parecer, meras manchas, garabatos o imitaciones de otros artistas como Andy Warhol. O peor aún, obras conceptuales a las cuales no les encuentro el mérito conceptual.

zona-maco_copyPodría seguir mencionando obras que me llamaron la atención o que me gustaron, pero en este artículo quiero más bien llegar a otro punto. Al asistir a una muestra de arte contemporáneo, sea en un museo o en una feria como Zona MACO, ¿qué actitud tomamos? Creo que hay cuatro que pude distinguir: quien va a comprar, quien va a hacerse el interesante y conocedor, quien va a burlarse y criticar sin fundamento y quien va abierto a las propuestas.

Tras las lecturas mencionadas, he ido formándome una incipiente idea de cómo acercarse ese tipo de obras. Para empezar, Danto deja claro que ahora estamos ante obras que deben ser estudiadas desde la filosofía y ya no desde la concepción de arte de Vasari, en el que podemos distinguir estilos basados en técnicas y figuraciones. Es muy interesante la propuesta de Greenberg respecto a que si tenemos una obra que refleja fielmente la realidad (desde un frutero hasta una escena de campo), es más llamativa al común de la gente, pues sin mayor esfuerzo la entiende, mientras que una obra cubista por ejemplo, requiere que uno la piense para encontrarle algún sentido. En el arte contemporáneo no podemos esperar  valorar el virtuosismo o la técnica, debemos ir más allá, a un plano de las ideas o filosófico que nos permita acercarnos mejor a las obras.

2014-02-09 14.37.09Idealmente, un buen artista contemporáneo sería un buen filósofo, o por lo menos jugaría de buena manera a ser filósofo por medio de su obra, pero esta concepción, retomada por Danto, en la que la posmodernidad permite que cualquier cosa pueda ser considerada arte, por el mero hecho de concebirlo así, se presta a charlatanes que no tienen ideas de lo que están presentando más allá de hacerse los interesantes.

2014-02-09 14.52.33Muchas veces preferimos decir que eso es una tomada de pelo o que de ninguna manera puede ser considerado algo artístico, pero la pregunta que me gustaría dejar abierta es, ¿realmente no es arte y no puede entenderse o más bien no queremos hacer el esfuerzo por entenderlo? Es más fácil, repito, ver un Velasco y decir “que bárbaro, que paisaje”, o un Arrieta y decir, “mira la fruta, hasta se antoja” en vez de enfrentarse a un Orozco y reflexionar sobre qué quiere decirme un automóvil reconstruido. Y con esto de ninguna manera pretendo demeritar el arte anterior, pues me parecen obras realmente magníficas y que en efecto pueden lograr transmitirnos algo, pero por qué no pueden estar al mismo nivel obras cuyo valor no está en la técnica, sino en la filosofía. Como Rosalind Krauss hace ver, al arte contemporáneo no debemos estudiarlo como lo hacen los historiadores del arte, tratando de encontrar el documento o el suceso que explique una obra, debemos ir al plano filosófico que nos permita entender al artista en su contexto.

2014-02-09 14.50.29Quiero insistir en que no pretendo decir que todo el arte contemporáneo es bueno, ni que todo se vale, más bien quiero hacer una invitación a detenernos y reflexionar si estamos dispuestos a tratar de entenderlo o lo vamos a desprestigiar sin argumentos. Quiero dejar claro que entenderlo implica un proceso de reflexión filosófica. Zona MACO fue el pretexto para escribir este artículo, y estoy seguro que la vi de un modo muy diferente al que la vería hoy. Como pudieron notar, esta es la incipiente reflexión que hasta el momento me he construido y que quise compartir con los lectores de Callejero.

Para leer más:
Bourdieu, Pierre, El sentido social del gusto. Elementos de sociología de la cultura, trad. Alicia B. Gutierrez, Buenos Aires, Siglo XXI, 2010
Danto, Arthur C., Después del fin del arte: el arte contemporáneo y el linde de la historia, trad. Elena Neerman Rodríguez, Barcelona, Paidós, 2010.
Dutton, Dennis, El instinto del arte. Belleza, placer y evolución, trad. Carme Font Paz, Barcelona, Paidós, 2010.
Greenberg, Clement, Arte y cultura. Ensayos críticos, trad. Justo G. Beramendi y Daniel Gamper, Barcelona, Paidós, 2002.
Krauss, Rosalind E., La originalidad de la vanguardia y otros mitos modernos, versión de Adolfo Gómez Cedillo, Madrid, Alianza, 1996.
Zayas, Marius de, Cómo, cuándo y por qué el arte moderno llegó a Nueva York, trad. Antonio Saborit, México, Universidad Nacional Autónoma de México/DGE Equilibrista, 2005.

Galería de la semana (22.02.2014)

Pride Propaganda www.pridepropaganda.com
Pride Propaganda
Protesta visual contra la política anti-gay de Rusia
www.pridepropaganda.com
Signal,  John Stanmeyer, 2013. Ganadora del World Press Photo Contest 2014
Signal, John Stanmeyer, 2013
Ganadora del World Press Photo Contest 2014
Independence Square, Vincent Mundy, 2014
Independence Square, Vincent Mundy, 2014
Fotografía del conflicto en Ucrania