¿Qué es un chairo? Guía filosófica para reconocerlos y evitar convertirte en uno

La palabra chairo se ha vuelto parte de nuestro vocabulario cotidiano tan rápidamente que a veces parece imposible concebir un tiempo en el que no la usáramos. No es poco usual que la sección de comentarios de cualquier red social, periódico digital o video en YouTube degenere en el campo de batalla donde, armados con el poder de sus opiniones, los usuarios se traben en una guerra de orgullos haciendo uso indiscriminado de imágenes satíricas (incorrectamente llamadas memes), insultos y argumentos de dudosa validez. Sin embargo, a lo largo de las semanas de investigación en las que preparé este artículo (léase: “el tiempo que perdí en Facebook cuando debería estar escribiendo”), me di cuanta de que resulta en extremo difícil esclarecer el significado de la palabra que nos ocupa, en parte porque nadie (que yo sepa) le ha dado la suficiente importancia como para analizarla a profundidad, y con ella al fenómeno del cual es signo. ¿Por qué deberíamos? después de todo parece no ser más que un tipo de insulto burlón, un término peyorativo (como tantos otros) con el que se intenta desacreditar una ideología particular, una actitud política o un conjunto de prácticas; en cualquier caso, algo carente de valor. Puede ser, pero a lo largo de este artículo pretendo sostener lo siguiente: hay algo más ahí, más allá de la falacia, algo que podría sernos útil para ilustrar una problemática realmente seria al interior del campo político nacional (gracias a lo cual, tal vez podamos hacerle frente), y por ello vale la pena dedicarle un par de líneas. No pretendo que éste sea el estudio serio y detallado que se necesita para esclarecer el fenómeno, sino un boceto general de lo que éste tendría que ser, una especie de sugerencia acerca de cómo deberíamos pensar el problema y los caminos que debemos recorrer si queremos ver las cosas claramente. Acompáñenme, pues, a descubrir qué oculta la chairiza.

Continúa leyendo ¿Qué es un chairo? Guía filosófica para reconocerlos y evitar convertirte en uno

A propósito de la huelga en la UADY

La Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), antes Universidad Nacional del Sureste, fue fundada el 25 de febrero de 1922 por Felipe Carrillo Puerto (gobernador socialista de Yucatán) bajo un ideal humanista y como un impulso educativo para las clases medias y bajas de la región. Ha sido reconocida como la institución educativa más importante del sureste mexicano por su nivel académico y la calidad de sus egresados. A pesar de estos antecedentes y la raíz social de su fundación, hoy la universidad atraviesa uno de los momentos más críticos de los últimos 20 años. Continúa leyendo A propósito de la huelga en la UADY