El retorno

“… el maligno secreto de la ciudad se mezcló con el de las profundidades de su corazón.”
–Thomas Mann, Muerte en Venecia.

“La mejor forma de conocer una ciudad es perderse en ella”. La cita te vino a la mente mientras observabas por primera vez, desde la ventanilla del autobús, la magnífica ciudad de Cuernavaca. La frase,que seguramente leíste en algún lado, resonaba en tu cerebro como una promesa, como una apremiante invitación a la aventura. No percibiste su velada amenaza sino hasta que fue demasiado tarde, cuando ya las cosas habían adquirido el horrible cariz de lo irremediable. Pero en aquel momento, al bajar en la estación de La Selva, te prometiste que recorrerías cada parte, cada rincón, cada una de esas encrucijadas que constantemente asomaban entre la exuberante vegetación que sitiaba a la ciudad por todas partes. Continúa leyendo El retorno