Libro de la semana: Los hombres que no amaban a las mujeres

Si tu idea de un fin de semana apacible es un libro y no una película, no te preocupes, aquí en Callejero te tenemos cubierto. La selección literaria de esta semana nos viene de mano de Pablo Valle, uno de nuestros colaboradores de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

“Soy un declarado fan del cine negro y las novelas de detectives, pero estoy enamorado del giro de modernidad con el que se han presentado las obras denominadas neonoir en los últimos años. Ya no vivimos en la época donde la investigación privada era negocio exclusivamente de campo, hoy en día el espionaje se vive en línea.

Día a día compartimos miles de datos en la internet, muchos de ellos sin encriptar o con sistemas de encriptación demasiado endebles. Esta información es la moneda de cambio de los hackers, individuos que hacen de la red su hogar y campo de juego, que ven en el penetrar sistemas una forma de diversión y, tal vez, de negocio. Al menos esa es la imagen que la cultura popular nos ha dado de ellos, la realidad puede ser otra, pero no podemos negar que existe cierta atracción romántica en la idea del rebelde solitario que se encuentra más allá de la jurisdicción de las autoridades, que no participa de ideologías, que se encuentra siempre a un paso de ser encontrado por la policía y que logra intrépidos escapes cada vez (no sin antes robar la información de sus servidores y reemplazar su página de inicio con la animación de un cráneo que ríe y un mensaje irónico para que sus analistas se diviertan).

En esta obra, el escritor sueco Stieg Larsson nos narra la aventura de dos investigadores, los que representan el presente y el futuro de las novelas de detectives. En primer lugar está Mikael Blomkvist, editor en jefe y periodista investigador de la revista Millennium, caído a menos luego de que un artículo suyo desencadenara una demanda por difamación por parte de Hans-Erik Wennerström, un poderoso industrial al que Mikael intenta revelar como un criminal. Por otra parte tenemos a Lisbeth Salander, una joven hacker que trabaja para la compañía de seguridad Milton Security como investigadora freelance. A través de las páginas, Mikael y Lisbeth se ven enredados en la misteriosa desaparición de Harriet Vanger, quien perteneciese a una de las familias más poderosas de Suecia. El caso, que lleva casi cuarenta años sin ser resuelto, los llevará hasta Hedeby, una pequeña y aislada isla en el norte de Suecia que se conecta a tierra firme a través de un pequeño puente, y a través de la turbulenta y complicada historia de la familia Vanger, la que está plagada de oscuros secretos, rencores y nazis (bueno, sólo hay un par de nazis).

Además del misterio, que representa el conflicto central del argumento, esta novela está llena de problemáticas circundantes que la hacen rica y envolvente. Un ejemplo es la vida personal de Mikael, la cual está plagada de sexo, tanto el que practica con la casada Erika Berger, co-propietaria de Millennium, como con Cecilia Vanger, una de las sospechosas en el caso de Harriet Vanger. Además, tenemos un vistazo a la ardua existencia de Lisbeth, quien se encuentra como protegida del estado desde que fuera declarada mentalmente incompetente luego de haber intentado matar a su padre, y es víctima de los abusos de Nils Bjurman, su tutor legal. Si esto no fuera suficiente, tenemos la añeja telenovela de la familia Vanger y sus innumerables miembros, allegados, trabajadores y enemigos, quienes se tornan en sospechosos y posibles amenazas dentro de la remota isla.

Al poco tiempo, Mikael y Lisbeth se darán cuenta que su investigación los ha conducido por un camino peligroso del que podrían no regresar y que desemboca en una conclusión espeluznante que dejará al lector con hambre de más. Y aquel lector estará de suerte, pues este es simplemente el primer ejemplar de una trilogía, que continúa con La chica que soñaba con una cerilla y un baldón de gasolina y concluye con La reina en el palacio de las corrientes de aire.

Sexo, intriga, hackeo, intriga, nazis, intriga, acción, intriga, política e intriga, hacen de este libro una exigencia para todo el que disfrute de los buenos misterios y quiera pasar un par de noches en vela pasando hoja tras hoja.”

Steig larsson, Los hombres que no amaban a las mujeres
Steig larsson, Los hombres que no amaban a las mujeres

Libro de la semana: De la libertad a la Comunidad

Para salir del estupor de esta semana de harto trabajo pero pocas publicaciones, nuestro camarada Octavio Carmona nos regala una excelente selección para el libro de la semana:

“Situándonos en un contexto en el que cada vez quedan menos intelectuales brillantes, luchadores sociales y pensadores extraordinarios, y donde éstos intentan emerger, el sistema actual en el que vivimos los reprime, en su defecto los consume.

El día de ayer (miércoles 5 Marzo de 2014) sufrimos una gran pérdida intelectual, el fallecimiento de un gran filósofo, escritor y catedrático; Luis Villoro. Esta perdida nos hace reflexionar sobre la cada vez mayor carencia de críticos y filósofos sociales de izquierda.

Como ya se ha hecho costumbre (a mi parecer, una mala) que solo se le reconozca, tanto al personaje como a sus obras, hasta el día de su fallecimiento, para acercarse y saber un poco más sobre Luis Villoro, el día de hoy me pareció prudente, haciendo homenaje a este gran filósofo social, recomendar una de sus obras, que a grandes rasgos describe las causas sociales a las que se sumaba: De la libertad a la Comunidad.

En este libro, Villoro se basa en el movimiento zapatista surgido en México en 1994, que nos confronta con la poca estabilidad del mundo globalizado. Analiza el cómo la humanidad ha ido alcanzado su libertad; hace mención a lo importante de nuestra historia, retomando un hecho importante: la revolución, que comienza con ciertos ideales y cómo se fueron perdiendo; también habla sobre la prioridad que tiene la participación por parte de la sociedad civil, el liberalismo y sus cuatro ideas lema. En general es muy digerible la lectura y, para acercarse y saber más sobre la ideología del filósofo, es buen comienzo esta obra, además de que nos hace reflexionar sobre la insurrección zapatista y la libertad.”

Igualmente, queremos que esto sirva como un pequeño (demasiado pequeño) homenaje a la memoria de uno de los grandes intelectuales del México moderno. Seguirá viviendo mientras las imprentas sigan funcionando y la juventud leyéndolo, maestro.villon

Libro de la semana: La conspiración de la fortuna

En Callejero, semanalmente les recomendamos un libro para que amplíen sus horizontes literarios. Esta semana, nuestro colaborador Ignacio Maldonado hace su recomendación tomando en cuenta un tema del que se está hablando y seguirá dando de qué hablar: la detención de Joaquín El Chapo Guzmán.

“Desde que supe que haría una recomendación literaria para los lectores de Callejero pasaron por mi mente varias obras que me parecen buenas y estaba dudando con cuál iniciar mi participación en esta sección. Cuando el pasado 22 de febrero se dio la noticia de la captura de Joaquín El Chapo Guzmán, recordé una novela que leí en mis pasadas vacaciones y que tiene como tema principal la vida de un imaginario político mexicano, pero en la que una de las cosas que están presentes a lo largo de la historia, y que en buena medida es parte esencial de la trama, es el tema del narcotráfico. Se trata de la novela La conspiración de la fortuna (Planeta, 2005) de Héctor Aguilar Camín.

Héctor Aguilar Camín (1946) es un personaje importante y polémico en la vida cultural de nuestro país. Doctor en Historia por el Colegio de México no sólo se ha dedicado a ejercer el oficio de historiar, sino que también se ha dedicado al periodismo. Además de sus artículos para el diario Milenio y sus frecuentes colaboraciones en espacios de Televisa, Aguilar Camín es director de la revista Nexos. Su tesis doctoral, publicada por Siglo XXI por primera vez en 1977, La frontera nómada. Sonora y la Revolución Mexicana es ya un clásico en la historiografía de la Revolución Mexicana. En esta ocasión me referiré a una de sus obras narrativas.

El hijo ilegítimo de un importante político mexicano se enamora de la hija de un importante capo del narcotráfico. A mi parecer esa frase basta para pensar que estamos ante un problema complejo que sin lugar a dudas será apasionante y contiene elementos suficientes para, en potencia, generar una gran historia; creo que Aguilar Camín lo logra. En primera persona, el libro nos cuenta la vida de un gran amigo suyo, Santos Rodríguez. La historia que nos va contando permite darnos cuenta de la manera en que fue creciendo políticamente hasta llegar a ser uno de los dos nombres que sonaban para que fuera candidato a la presidencia, sin embargo no fue él el elegido. Lo interesante de la novela es que el lector se va adentrando al conocer los méritos que Santos tuvo para ir ganándose un papel importante en el plano político: los favores, las amistades, las relaciones, entre otras cosas. Al principio de la novela se nos dice que “Voy a contar la historia de mi amigo Santos Rodríguez y de las cosas que perdió dos veces”. Pues en efecto, luego de varios problemas dentro de la política Santos decide hacerse a un lado pero será uno de sus hijos quien tomará su lugar y buscará lograr lo que su padre no pudo: ser presidente. Pero la relación del hijo ilegítimo de Santos con la hija de Martiniano Agüeros, importante capo del narcotráfico afectará sus intenciones, sobre todo gracias a sus enemigos políticos y a una injerencia importante que la prensa tiene.

Se nota que el autor tiene formación de historiador, pues hace referencias de manera indirecta a autores como Walter Benjamin, por ejemplo. La vida misma del autor me parece que se ve reflejada en la novela, pues hay muchas referencias, no directas, a expresidentes y políticos de México, y, a pesar de ser una obra de ficción, al leerla uno cree que esta historia puede ser cierta y que incluso puede estar ocurriendo ahora mismo. Me parece que la novela es buena pues da elementos para que el lector se introduzca al juego político y vea, desde la visión de Aguilar Camín, cómo se manejan muchas cosas, haciendo notar que son intrigas, favores, relaciones y amistades las que pesan en el poder y no realmente lo que idealmente debería mover la política. Además como mencioné, se mete con un tema muy importante como el narcotráfico, que el lector podrá notar será parte crucial en la trama, más aún cuando el vínculo con un importante capo es por una relación amorosa entre los hijos del capo y el hijo ilegítimo de Santos, pero esta relación, por supuesto que afecta a la carrera política de Santos y después de su hijo; la prensa jugará un papel importante y esta relación será definitiva en la trama. No son pocas las veces en que se reúnen políticos y generales con el capo y el lector se adentrará en las conversaciones que de la imaginación de Aguilar Camín surgen, pero que no parecen para nada invenciones.

La invitación es a leer una novela que estoy seguro los atrapará y se involucrarán en la vida de Santos Rodríguez y conocerán, desde una ficción muy creíble, aspectos de la vida política, que si bien puede que no sean novedad, nos harán reflexionar en el tema y pensar en quienes nos gobiernan hoy en día. No por nada en algún momento Santos retoma la frase ‘con las leyes pasa como con las salchichas: es mejor no ver como se hacen'”.

la-conspiracion-de-la-fortuna

La Náusea de Jean Paul Sartre

“Estoy desechado, abandonado en el presente. En vano trato de alcanzar el pasado; no puedo escaparme”
-Jean Paul Sartre, La náusea

nausea

Jean Paul Sartre, nos narra una serie de acontecimientos cotidianos a modo de diario en su primera novela filosófica; iniciando la historia en primera persona desde el personaje de Roquentine, un ser totalmente hermético y ajeno al mundo, que únicamente se relaciona con su amigo autodidacta y rememora un antiguo amor con una mujer llamada Annie, que por diversos motivos que explica a lo largo de la novela, existe una relación enferma y dependiente de Roquentine hacia ella.

Roquentine es un ser que a pesar de estar fuera de la sociedad como tal, cualquiera puede identificarse, es un total sin sentido, una banalidad en la existencia, y sin embargo nos hace vivir el aquí y el ahora, “Me aferro a cada instante con toda el alma; sé que es único, irremplazable, y sin embargo no movería un dedo para impedir su aniquilación”. Siempre existe la pregunta ¿por qué?

Las reflexiones que hace en torno a todo lo que sucede a su alrededor nos dan una idea de la razón del mismo título, es una náusea hacia la cotidianeidad, hacia lo factible y real, la suciedad del mundo, no poder refugiarse en ninguna parte, en medio de un torbellino de bruma, en todas partes, en las banquetas, en las luces de las calles, en el humo, la náusea de todo aquello, unas ganas de vomitar y de ver en las personas solo sombras y matices; no existen fuerzas para padecer.

“Cuando uno vive, no sucede nada. Los decorados cambian, la gente entra y sale, eso es todo. Nunca hay comienzos. Los días se añaden a los días sin ton ni són, en una suma interminable y monótona.”

El pasado es algo que les pesa a todos, y Antoine Roquentine se encarga de recordarlo a cada minuto: “¿Dónde había de conservar yo el mío? Nadie se mete el pasado en el bolsillo; hay que tener una casa para acomodarlo. Mi cuerpo es lo único que poseo; un hombre solo, con su cuerpo, no puede detener los recuerdos; le pasan a través. No debería quejarme: sólo quise ser libre.”

Esa indiferencia total por lo que pueda sucederle en la vida, ese modo de suprimir todo lo que está establecido para la cortesía, todo lo que está establecido para las relaciones de los hombres entre sí, lo menciona como una manera de obligar a los interlocutores para permanecer en un engaño e invención sin sentido. Sin embargo, termina el libro con la esperanza de iniciar de nuevo, de renovarse, de la posibilidad de no caer en la rutina, de hacer lo que a uno le plazca en esta vida anónima y aleatoria.

Libro de la semana: La sombra sobre Innsmouth

Hoy comenzamos una nueva sección en el blog, donde semanalmente les recomendaremos un libro para que amplíen sus horizontes literarios. Esta smana, nuestro compadre Carlos Rodríguez quiere que pierdan el sueño y tengan un par de pesadillas:

“Todos hemos leído alguna historia de Edgar Allan Poe o hemos visto alguna novela de Stephen King llevada a la pantalla grande. La popularidad de estos dos autores hace casi imposible lo anterior. Sabemos, por supuesto, que ambos autores pertenecen al género que podríamos llamar de manera bastante general terror, pero hay algo en ellos que nos hace percibirlos de manera diferente. No es lo mismo leer El pozo y el péndulo de Poe que leer Eso de King. Nos encontramos ante dos tipos de terror diferente y eso es por que entre Poe y King existe un autor que cambió para siempre el género: Howard Phillips Lovecraft.

El libro de la semana es La sombra sobre Innsmouth, una de las obras más conocidas de este autor, que cambió para siempre la forma de concebir el terror. Escogí este libro por que a mi parecer contiene muchas de las características que podemos apreciar en la obra de Lovecraft en general.

La trama de esta breve novela gira en torno al pequeño y odiado pueblo de Innsmouth, Massachussets. Dentro de los textos de Lovecraft casi siempre encontramos como escenarios lugares imaginarios que el autor ubica en la costa este de Estados Unidos. Entre dichos lugares, figuran como más importantes la ciudad de Arkham, el pueblo de Innsmouth y la Universidad de Miskatonic.

La historia es narrada en primera persona por un muchacho que rememora la visita que hizo a Innsmouth y los extraños sucesos de los que fue testigo. A lo largo de la obra se nos presenta a Innsmouth siempre cubierta por un fino halo de misterio que a veces se rompe con distintas insinuaciones del autor que sugieren que hay algo detrás de la repulsión y el odio casi instintivos con que los vecinos del pueblo ven a Inssmouth y a sus habitantes. Dentro de estas insinuaciones encontramos joyas de civilizaciones desconocidas elaboradas con metales desconocidos, la extraña anatomía de los habitantes del pueblo, el olor a pescado podrido que siempre impregna el lugar y el siniestro Arrecife del Diablo, donde con frecuencia se ven sombras danzando en la roca que sobresale entre las olas.

Innsmouth es, pues, un lugar en el que la gente siente que emana el mal y la decadencia; un lugar dominado por una extraña religión que ha desplazado tanto a católicos como masones. Finalmente es un lugar al que todos temen instintivamente, al que todos temen con el miedo primitivo que permite la sobrevivencia.

Lo anterior es parte de otro elemento común en casi toda la obra de Lovecraft: la existencia de extraños ritos que adoran a seres pertenecientes a otras dimensiones. Estos seres, ya sea que habiten en la tierra o no, siempre buscan restablecer su dominio sobre la tierra y aniquilar a la raza humana. Son seres tan malvados como los más perversos demonios y tan poderosos como Dios. Entre los más populares destacan Azatoth, Yog- Sothoth, Nyarlatothep y el más famoso de todos: el gran Cthulhu. Al lector le parecerán por demás extraños estos nombres y confusa su pronunciación. Eso es exactamente lo que buscaba Lovecraft. Su terror se basa en lo desconocido, en lo irracional y en el deseo irrefrenable del ser humano por sondear aquellos abismos. Muchas veces conocer es nombrar, por lo tanto no es de extrañar que nuestra lengua sea incapaz de pronunciar esos nombres inefables y que en las obras de Lovecraft, nuestros sentidos sean tan limitados y primitivos que ni siquiera podamos comprender la verdadera forma de dichas criaturas.

Finalmente la novela culmina con la narración de las consecuencias irreparables que aquel viaje tuvo para el narrador y del cruel destino que lo ligará para siempre con los horrores que se encuentran en el pueblo costero de Innsmouth. Así se cierra el círculo del terror en Lovecraft. El hombre, siempre curioso y siempre anhelante, se asoma a los abismos más insondables y desconocidos, tales como el pasado, el espacio sideral, las regiones inhóspitas de nuestro mismo planeta; tan sólo para descubrir visiones que pueden destruir el juicio de cualquier hombre o encontrar destinos peores que la muerte. Lo anterior como consecuencia del contacto que los hombres tienes con aquellas criaturas provenientes de otras dimensiones, criaturas que en la antigüedad fueron dioses para los hombres.

Es así como el terror ya no será psicológico, encerrado en las mentes de los hombres; o producto de la actuación de fuerzas fantasmagóricas, como lo es en Poe, si no que será consecuencia de la insensatez del hombre al tratar de penetrar en lo desconocido. Esto abre la puerta a que en el terror existan seres tan siniestros y extraños como Eso, y a que Stephen King pueda remontar el mal al pasado inescrutable, como lo hace en Cementerio de mascotas.

Sin duda, Lovecraft es un autor que debes leer si eres fanático del terror. Un autor extraño y a veces desconocido que se encuentra a la altura de Edgar Allan Poe y que debo decir que, a mi parecer, muchas veces supera a Poe en originalidad.

No te pierdas la oportunidad de experimentar en carne propia esta revolución en el terror.”