Materialismo y las Tesis sobre Feuerbach, una introducción al pensamiento marxista (II)

Bueno, la semana pasada analizamos las tesis I, II y IV, de Karl Marx, esta vez nos toca hacer lo propio con las restantes, así que no perdamos más tiempo y comencemos. De nuevo les sugiero acompañar la lectura de este artículo con la lectura de las tesis, las que podrán encontrar en este enlace.

Karl Marx
Karl Marx

Tesis V

Ya Marx declaraba en la segunda tesis que la verdad se crea primeramente en los hechos del mundo, quedando implícito que posteriormente es conocida por la razón, pero no sólo somos seres pasivos sobre los que el mundo actúa, sino que existe una relación entre nuestras acciones y lo que percibimos, ya que nuestras acciones dan forma al mundo que nos rodea.

Tesis VI

Feuerbach acierta al encontrar el origen de las religiones en la esencia humana, pero se equivoca al pensar que existe tal cosa como una esencia humana universal que se hace presente en los individuos. Como consecuencia de esto, Feuerbach concibe al ser humano como la abstracción de la humanidad, como un ente ideal, arrancándolo de cualquier contexto (histórico, político, geográfico, social, etc.). Mientras tanto, esta esencia humana es, para Marx, el producto de las relaciones materiales que se dan entre los individuos. Lo que nos une son las relaciones que, como conjunto de individuos, hemos compartido a través del tiempo, las cuales son producto de los procesos históricos que se manifiestan en el presente, pero estos procesos históricos no son, como en el pensamiento hegeliano, el curso de un espíritu ideal que busca conocer al encarnarse en los pueblos, sino una serie de hechos explicables en la realidad material del mundo. La sociedad es producto directo de las relaciones entre los individuos, es una construcción que se lleva a cabo en la práctica.

Tesis VII

Debido a lo anterior, si uno entiende a la sociedad como producto del hombre y al hombre como producto de una serie de relaciones sociales, podemos entender que el origen de la religión está en el hombre mismo, y nos podemos alejar del error que Feuerbach comete al entenderla como algo independiente de él. Dado que el hombre es la actualización del proceso histórico de la humanidad, y que la religión es producto de las relaciones humanas, la manera en que la religión se presenta es particular a una sociedad específica.

Tesis VIII

Con lo anterior en mente, Marx llega a una conclusión fulminante: no sólo la religión puede ser explicada por las relaciones humanas, sino que los fantasmas, ángeles, avistamientos extraterrestes, el monstruo del lago Ness, duendes, trolles, aluxes y “todos los misterios que descarrían la teoría hacia el misticismo”, pueden ser explicadas gracias al análisis de la sociedad en la que aparecen.

Tesis IX

Si no comprendemos que las relaciones entre individuos tienen repercusiones directas sobre la forma que toma la sociedad, sólo podemos “contemplar a los distintos individuos dentro de la ‘sociedad civil'”. Por sociedad civil, Marx se está refiriendo a la burguesía, lo cual puede deberse a que en el momento en que estas notas son escritas (primavera de 1845), nuestro querido barbón contaba con sólo veintisiete tiernos años, por lo que no es difícil pensar que el aparato teórico que desarrollaría a profundidad en obras posteriores aún no tomaba una forma definida en su propia mente. A lo largo del texto de las tesis, los que estén más familiarizados con la obra de Marx notarán que se encuentra desarrollado el concepto de práxis, que es fundamentales para entender la teoría marxista, aunque en ningún momento aparece con este nombre (yo he hecho uso del término por que considero que la carga teórica que se liga a él es útil para entender este documento, aunque caiga en un ligero anacronismo), lo cual viene a sustentar lo anterior. Dejando este paréntesis de lado, Marx nos está diciendo que este hombre que es ajeno al mundo, que es ajeno a otros hombres, que existe independiente de todo, es el hombre en el que los teóricos (esto incluye a, Feuerbach) se basaban para desarrollar sus sistemas.

Tesis X

Si el materialismo anterior tomaba al individuo burgués como protagonista, el nuevo materialismo debe tomar a la colectividad de los individuos, a la “humanidad socializada”, para de ahí partir a describir el mundo.

Tesis III

Como mencioné en la primera parte de este artículo, coloco la tercera tesis casi al final por que me parece que funciona más como conclusión de las anteriores, dejaré que el lector juzgue si estoy en lo correcto.

Así como el hombre moldea a la sociedad, la sociedad igualmente moldea al individuo, dado que la formación de éste se lleva a cabo inmerso en las circunstancias de aquella. Explicado de otra manera: yo me veo afectado por la sociedad en la que me desarrollo, pero tengo la capacidad de afectar a esa misma sociedad, lo que vendría a cambiar las condiciones en las que otras personas se desarrollarán. Esto, la capacidad de los individuos para cambiar a la sociedad y que esto repercuta en los individuos, es la esencia de la revolución.

Tesis XI

“Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modo el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. Podría cerrar este artículo aquí, con el texto de la tesis entre comillas, pero a pesar de su autoexplicativa naturaleza, escribiré unas últimas líneas a modo de conclusión. Lo primero es entender lo que es un filósofo en el momento en que Marx escribe estas tesis. En aquellos tiempos, la ciencia no era lo que nosotros entendemos por ciencia en la actualidad, sino que dentro de ese concepto caía cualquier cosa que produjera un conocimiento. Así, las áreas de investigación que más asociamos actualmente con la palabra ciencia (como las matemáticas, la física, la química y otras) ya tenían esa relación en época de Marx, pero también la tenía la filosofía. Si nos remontamos más atrás en el tiempo, Aristóteles relacionaba la ciencia con el conocimiento de las causas que daban origen a un hecho, mientras que la experiencia era el conocimiento del hecho mismo (lo pueden encontrar claramente en Metafísica A [281a], en la edición de Gredos). Cualquier persona del común podía tener conocimiento de los hechos, pero era trabajo del filósofo hacer ciencia para conocer las causas. De esta idea es que el concepto de filosofía sería desarrollado a través de varios siglos, arrastrando consigo la idea del filósofo como científico. Entendiendo esto, nos damos cuenta que esta acusación va dirigida a todos y cada uno de los pensadores de los que da cuenta la historia, pero más específicamente va dirigida a la filosofía moderna, a los empiristas y a los racionalistas, a los kantianos y a los hegelianos, a los economistas burgueses y a los socialistas utópicos.

Marx ve en la filosofía de su tiempo una crisis bastante grave. La ve convertirse en una actividad especulativa puramente intelectual que deja de tener relación con la vida cotidiana y con los problemas que se hacían presentes en su sociedad, por eso es que dedicaría gran parte de su vida al desarrollo de su teoría económico-política (cosa que, en su mente, no es otra cosa que una forma de filosofía) al mismo tiempo que se convertiría en un activista político incansable. Siempre congruente con sus ideas, intentó ser el filósofo activista que cambiase al mundo, y lo logró: no podemos hablar del siglo XX sin hablar del impacto que el marxismo causó en el mundo (para bien o para mal).vivelacommuneEl marxismo no está muerto, simplemente existe fracturado, entendido como se quiere por quien quiera y aplicado a cualquier contexto de cualquier manera. Pero no por ello las ideas contenidas en la extensa obra de Marx han perdido relevancia. No se puede hablar de economía sin mencionar alguna de las aportaciones que Marx hizo a la teoría, y lo mismo con la historia, sociología, política y, por supuesto, filosofía. Más que tomar su obra como palabra divina e incuestionable, Marx nos incitaría a analizarla y revolucionarla teóricamente, así como debemos analizar al mundo para revolucionarlo prácticamente. Porque el camino de la revolución es el camino de la práctica revolucionaria, el camino de la acción, siempre acompañada de la teoría. Actuar por actuar es tan malo como la inacción, tan perjudicial como carecer de aquella conciencia crítica que nos permite enfrentarnos a las realidades contingentes del presente (por que recuerden que la contingencia sólo existe en el presente). El marxismo merece, cuando menos, el ser revolucionado.

Hasta aquí este pequeño análisis, pero ya habrá tiempo de más artículos como este. Por ahora, sólo queda escuchar sus opiniones, sus críticas y sus comentarios (todos bienvenidos), así que no sean tímidos y discutan. Cualquier intuición es buena para comenzar un debate: si siento que algo está mal, ¿por qué lo siento? si siento que algo está bien, ¿por qué no cuestionarlo?. La crítica es el enemigo del dogmatismo, y el dogmatismo es el enemigo del desarrollo, así que desarrollémonos siendo críticos.

Educación, ¿la salvación de la democracia?

¿Cuántas veces no hemos escuchado que la salvación de la democracia está en la educación? ¿Cuántas veces no hemos atribuido a la deficiencia educativa la deficiencia del régimen democrático de nuestro país? ¿Cuántas personas no afirman que lo anterior? Sin duda, sabemos que son muchas las personas, los políticos e incluso los intelectuales quienes apuestan por ello. A simple vista, tal afirmación resulta convincente: a través de la educación se formarán ciudadanos más conscientes e interesados en la práctica política del país y estos ciudadanos serán quienes a través de su participación activa mejorarán el régimen democrático en el que vivimos. La anterior afirmación se ve fortalecida por quienes creen que esto es cada día más posible gracias al uso casi universal de internet y de las redes sociales. Así planteado, parece alentador el panorama que la educación puede dar a la democracia, incluso se podría llegar a una participación más activa de la ciudadanía en los asuntos públicos.

Analizando la cuestión, vemos, no sin un dejo de decepción, que lo anterior no es tan simple ni tan fácil como parece. Giovanni Sartori, una de las figuras más sobresalientes en el actual debate en torno a la democracia, analiza esta cuestión en dos de sus obras más importantes: ¿Qué es la democracia?Homo videns. Gran parte de lo dicho en este artículo parte de la lectura de dichas obras.

Para empezar, debemos darnos cuenta de que el ciudadano educado no es necesariamente un ciudadano interesado e informado en política, es más, podríamos llegar a decir que es prácticamente imposible que lo haya, veamos por qué. Supongamos que en nuestro querido México ocurre un milagro inesperado y tenemos una población donde todos son profesionistas. Contamos así con una población de individuos conocedores de alguna rama del saber, con personas que efectivamente han recibido una educación universitaria, ¿por eso hay ciudadanos más conscientes en la actividad política del país? Tal vez habría unos cuantos ciudadanos dedicados al área de ciencias sociales o al área de las humanidades que efectivamente lo estarían, y eso ya es mucho decir. Pero, ¿y los demás? Es casi seguro que al ingeniero, al físico y al químico poco o nada le interesa la actividad política del país, claro está que como en todo habría muy pocas excepciones. ¿Por qué? Es bastante simple en realidad. Actualmente son altísimos los niveles de especialización en todas y cada una de las ramas del saber. Me parece evidente que los profesionistas desean siempre especializarse en su rama del saber, sobre todo en un entorno laboral tan competitivo como el de nuestro país. Por si lo anterior fuera poco, todas las profesiones exigen una actualización constante a la que los profesionistas deben de estar atentos si quieren hacer bien su trabajo y mantener seguro el empleo. Dicho lo anterior, no es de sorprendernos que el ciudadano profesionista no se ocupe de los asuntos públicos, aunque no sea por falta de interés o apatía, si no simplemente por que carece de tiempo.

Más allá de lo anterior, habrá quien replique que el sólo hecho de tener un bagaje cultural en alguna rama del conocimiento basta para que la gente sea consciente y participe de manera activa en la democracia. Esto es falso, puesto que supone que la educación lleva inmediatamente a desear participar en la democracia. En La civilización del espectáculo, Vargas Llosa cita el famoso caso de Heidegger, una de las mentes más brillantes del siglo pasado, quien era un ferviente partidario del nacionalsocialismo. Otro caso que también contradice la suposición, aunque menos importante que el gran filósofo alemán, es el de los jóvenes que tras recibir una educación universitaria optan sin más por proclamar la necesidad de una revolución armada, siendo ésta todo lo contrario a la democracia.

Una vez denunciado el absurdo de la afirmación con la que se abre este artículo, es necesario preguntarse por la solución. Inmediatamente muchos de ustedes dirían: “lo que se necesita entonces es una educación política para todos los ciudadanos”. Pero de ser esta la solución, representaría más problemas que soluciones en la práctica. El problema inicial consiste en quién ha de impartir esta educación: el estado o los particulares. En ambos casos existe el peligro de que la educación se oriente a formar ciudadanos adeptos a tal o cual postura política. Ahí está el segundo problema, el problema del contenido de tal educación. El contenido de dicha educación puede ser un discurso de defensa o de ataque en contra de tal o cual postura política, por lo que nuestra tan añorada educación política, que habría de llevarnos a generar ciudadanos conscientes, puede convertirse fácilmente en adoctrinamiento.

Si resulta imposible educar a los ciudadanos para la democracia, entonces, ¿Qué hacer ante las malas decisiones de la mayoría? Me parece que este problema es muchísimo más complejo de lo que a simple vista parece, por lo tanto, no creo que por ahora nadie pueda dar una solución satisfactoria y mucho menos en un artículo. Es por eso que me limito únicamente a dejar señaladas las críticas a la postura que proclama que la salvación de la democracia está en la educación e invitar a nuestros amables lectores a reflexiones profundas, a que no se dejen llevar por las primeras impresiones o por soluciones fantasiosas que no tienen ni un ápice de realidad.

Definitivamente, en la educación no está la salvación de la democracia, o por lo menos, no del todo.

Libro de la semana: De la libertad a la Comunidad

Para salir del estupor de esta semana de harto trabajo pero pocas publicaciones, nuestro camarada Octavio Carmona nos regala una excelente selección para el libro de la semana:

“Situándonos en un contexto en el que cada vez quedan menos intelectuales brillantes, luchadores sociales y pensadores extraordinarios, y donde éstos intentan emerger, el sistema actual en el que vivimos los reprime, en su defecto los consume.

El día de ayer (miércoles 5 Marzo de 2014) sufrimos una gran pérdida intelectual, el fallecimiento de un gran filósofo, escritor y catedrático; Luis Villoro. Esta perdida nos hace reflexionar sobre la cada vez mayor carencia de críticos y filósofos sociales de izquierda.

Como ya se ha hecho costumbre (a mi parecer, una mala) que solo se le reconozca, tanto al personaje como a sus obras, hasta el día de su fallecimiento, para acercarse y saber un poco más sobre Luis Villoro, el día de hoy me pareció prudente, haciendo homenaje a este gran filósofo social, recomendar una de sus obras, que a grandes rasgos describe las causas sociales a las que se sumaba: De la libertad a la Comunidad.

En este libro, Villoro se basa en el movimiento zapatista surgido en México en 1994, que nos confronta con la poca estabilidad del mundo globalizado. Analiza el cómo la humanidad ha ido alcanzado su libertad; hace mención a lo importante de nuestra historia, retomando un hecho importante: la revolución, que comienza con ciertos ideales y cómo se fueron perdiendo; también habla sobre la prioridad que tiene la participación por parte de la sociedad civil, el liberalismo y sus cuatro ideas lema. En general es muy digerible la lectura y, para acercarse y saber más sobre la ideología del filósofo, es buen comienzo esta obra, además de que nos hace reflexionar sobre la insurrección zapatista y la libertad.”

Igualmente, queremos que esto sirva como un pequeño (demasiado pequeño) homenaje a la memoria de uno de los grandes intelectuales del México moderno. Seguirá viviendo mientras las imprentas sigan funcionando y la juventud leyéndolo, maestro.villon

Libro de la semana: La conspiración de la fortuna

En Callejero, semanalmente les recomendamos un libro para que amplíen sus horizontes literarios. Esta semana, nuestro colaborador Ignacio Maldonado hace su recomendación tomando en cuenta un tema del que se está hablando y seguirá dando de qué hablar: la detención de Joaquín El Chapo Guzmán.

“Desde que supe que haría una recomendación literaria para los lectores de Callejero pasaron por mi mente varias obras que me parecen buenas y estaba dudando con cuál iniciar mi participación en esta sección. Cuando el pasado 22 de febrero se dio la noticia de la captura de Joaquín El Chapo Guzmán, recordé una novela que leí en mis pasadas vacaciones y que tiene como tema principal la vida de un imaginario político mexicano, pero en la que una de las cosas que están presentes a lo largo de la historia, y que en buena medida es parte esencial de la trama, es el tema del narcotráfico. Se trata de la novela La conspiración de la fortuna (Planeta, 2005) de Héctor Aguilar Camín.

Héctor Aguilar Camín (1946) es un personaje importante y polémico en la vida cultural de nuestro país. Doctor en Historia por el Colegio de México no sólo se ha dedicado a ejercer el oficio de historiar, sino que también se ha dedicado al periodismo. Además de sus artículos para el diario Milenio y sus frecuentes colaboraciones en espacios de Televisa, Aguilar Camín es director de la revista Nexos. Su tesis doctoral, publicada por Siglo XXI por primera vez en 1977, La frontera nómada. Sonora y la Revolución Mexicana es ya un clásico en la historiografía de la Revolución Mexicana. En esta ocasión me referiré a una de sus obras narrativas.

El hijo ilegítimo de un importante político mexicano se enamora de la hija de un importante capo del narcotráfico. A mi parecer esa frase basta para pensar que estamos ante un problema complejo que sin lugar a dudas será apasionante y contiene elementos suficientes para, en potencia, generar una gran historia; creo que Aguilar Camín lo logra. En primera persona, el libro nos cuenta la vida de un gran amigo suyo, Santos Rodríguez. La historia que nos va contando permite darnos cuenta de la manera en que fue creciendo políticamente hasta llegar a ser uno de los dos nombres que sonaban para que fuera candidato a la presidencia, sin embargo no fue él el elegido. Lo interesante de la novela es que el lector se va adentrando al conocer los méritos que Santos tuvo para ir ganándose un papel importante en el plano político: los favores, las amistades, las relaciones, entre otras cosas. Al principio de la novela se nos dice que “Voy a contar la historia de mi amigo Santos Rodríguez y de las cosas que perdió dos veces”. Pues en efecto, luego de varios problemas dentro de la política Santos decide hacerse a un lado pero será uno de sus hijos quien tomará su lugar y buscará lograr lo que su padre no pudo: ser presidente. Pero la relación del hijo ilegítimo de Santos con la hija de Martiniano Agüeros, importante capo del narcotráfico afectará sus intenciones, sobre todo gracias a sus enemigos políticos y a una injerencia importante que la prensa tiene.

Se nota que el autor tiene formación de historiador, pues hace referencias de manera indirecta a autores como Walter Benjamin, por ejemplo. La vida misma del autor me parece que se ve reflejada en la novela, pues hay muchas referencias, no directas, a expresidentes y políticos de México, y, a pesar de ser una obra de ficción, al leerla uno cree que esta historia puede ser cierta y que incluso puede estar ocurriendo ahora mismo. Me parece que la novela es buena pues da elementos para que el lector se introduzca al juego político y vea, desde la visión de Aguilar Camín, cómo se manejan muchas cosas, haciendo notar que son intrigas, favores, relaciones y amistades las que pesan en el poder y no realmente lo que idealmente debería mover la política. Además como mencioné, se mete con un tema muy importante como el narcotráfico, que el lector podrá notar será parte crucial en la trama, más aún cuando el vínculo con un importante capo es por una relación amorosa entre los hijos del capo y el hijo ilegítimo de Santos, pero esta relación, por supuesto que afecta a la carrera política de Santos y después de su hijo; la prensa jugará un papel importante y esta relación será definitiva en la trama. No son pocas las veces en que se reúnen políticos y generales con el capo y el lector se adentrará en las conversaciones que de la imaginación de Aguilar Camín surgen, pero que no parecen para nada invenciones.

La invitación es a leer una novela que estoy seguro los atrapará y se involucrarán en la vida de Santos Rodríguez y conocerán, desde una ficción muy creíble, aspectos de la vida política, que si bien puede que no sean novedad, nos harán reflexionar en el tema y pensar en quienes nos gobiernan hoy en día. No por nada en algún momento Santos retoma la frase ‘con las leyes pasa como con las salchichas: es mejor no ver como se hacen'”.

la-conspiracion-de-la-fortuna

La semana en resumen (17.02.2014 – 23.02.2014)

Estas son algunas de las noticias que acontecieron en la semana del 17 al 23 de febrero del 2014 y que consideramos de importancia o interés:

20_Mundo_23_1p01Capturan a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán; terminan 13 años de fuga del narcotraficante

Via: Excelsior

PGR: ‘El Chapo’ Guzmán está detenido y 100% identificado

Via: ADNPolítico

PGR: Confirmada al 100%, identidad de “El Chapo” Guzmán

Via: El Universal

Perfil: ‘Chapo’ Guzmán, el narco más buscado y más poderoso

Via: ADNPolítico

Independence Square, Vincent Mundy, 2014
Independence Square, Vincent Mundy, 2014

Ucrania: protestas tiran al gobierno

Via: El Universal

3-960x623Investigadores logran primera reacción exitosa de fusión nuclear

Via: CHW

Nicolas-Maduro-Hugo-Chavez-EFE_LNCIMA20140208_0016_54Expulsan a periodistas de CNN en Venezuela

Via: Aristegui Noticias

peña_obama_harper.jpgObama inicia en México su gira por la reconciliación internacional

Via: CNN México

Obama busca impulso de México y Canadá al Transpacífico

Via: El Universal

¿Qué acordaron Peña-Obama-Harper en la Cumbre del TLCAN?

Via: Animal Político

Galería de la semana (22.02.2014)

Pride Propaganda www.pridepropaganda.com
Pride Propaganda
Protesta visual contra la política anti-gay de Rusia
www.pridepropaganda.com
Signal,  John Stanmeyer, 2013. Ganadora del World Press Photo Contest 2014
Signal, John Stanmeyer, 2013
Ganadora del World Press Photo Contest 2014
Independence Square, Vincent Mundy, 2014
Independence Square, Vincent Mundy, 2014
Fotografía del conflicto en Ucrania

La semana en resumen (10.02.2014 – 16.02.2014)

Estas son algunas de las noticias que acontecieron en la semana del 10 al 16 de febrero del 2014 y que consideramos de importancia o interés:

Pena-NietoPeña Nieto, en portada de Time Internacional

Via: El Universal

Peña Nieto aparecerá en la portada de la revista ‘Time’

Via: La Jornada

Peña Nieto vuelve a la portada de Time, pero no en EU

Via: Animal Político

tumblr_ms82uto3cj1qz8agro1_500El infierno de ser gay en Sochi

Via: Sin Embargo

New York Times, Twitter and Huffington Post Domains hijacked by Syrian Electronic ArmyEjército Electrónico Sirio publica 1 millón de usuarios de Forbes

Via: FayerWayer

IMAGEN-12744962-25 claves de las protestas en Venezuela

Via: BBC Mundo

mancera_pacto_prd_web-movilMancera rechaza la legalización del consumo recreativo de la marihuana

Via: CNN México

El dichoso Congreso Popular

El día 5 de febrero pasado, se instaló en la Ciudad de México (en el Monumento a la Revolución) el llamado Congreso Popular, el cual es una iniciativa promovida por diversas personalidades, entre las que destacan Paco Ignacio Taibo II, Damián Alcázar, Elena Poniatowska y John Ackerman. Dicho Congreso es, según sus organizadores, una reacción ante la falsa democracia en la que vivimos, donde la ingobernabilidad y la corrupción son nuestro pan de cada día. Tiene la finalidad de buscar revocar a través de un decreto las reformas que se hicieron recientemente a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (en adelante CPEUM) y organizar acciones de resistencia civil pacífica a realizarse el día 18 de marzo del año en curso.

El pleno del Congreso ya aprobó la iniciativa de decreto que revoca las reformas antes mencionadas. Dicho documento fue escrito por los organizadores del evento y más que nada consiste en una exposición de motivos (con recuento histórico y todo) y una pocas lineas del decreto en sí. En dicha exposición de motivos se exponen varios argumentos para justificar la decisión de Honorable Congreso Popular de revocar las reformas. Mencionaré sólo algunas de ellas con su respectiva crítica.

En primer lugar se menciona que las reformas tuvieron por objeto modificar aspectos que “representan el cambio de una decisión fundamental que ha definido nuestro pacto social durante el último siglo”. Por esa razón, modificaciones de este tipo sólo competen a un Congreso originario y no al Constituyente Permanente. Me parece en resumidas cuentas que este argumento carece de todo sentido práctico. No hay, hasta donde yo sé, norma ni experiencia histórica donde algún estado haya revocado reformas a su ley fundamental por el hecho de que represente una decisión fundamental que haya definido su pacto social. Es más, aun cuando se le quiera dar esa significación a un hecho histórico, dicha interpretación estaría sujeta a distintas objeciones. No hay nada que nos diga que eso deba ser así.

Por otro lado (en un artículo anterior ya comenté algo respecto al llamado “pacto social” pero no está demás repetirlo), Bobbio menciona acertadamente que el dichoso contrato social es sólo una ficción para justificar los derechos fundamentales de los individuos. No existe ningún referente histórico de él y, de igual manera, si alguien quisiera dar esa significación a nuestra Constitución, también tendría que enfrentar las más variadas objeciones.

Finalmente, en dicha iniciativa se habla de la falsa democracia en la que vivimos, donde las decisiones son tomadas a puerta cerrada por unos cuantos. Ante las acciones del Congreso Popular cabe mencionar: ¿De verdad son incluyentes? ¿Cómo es que en un Congreso Popular se aprueba por unanimidad una revocación a reformas que son apoyadas por varios ciudadanos? Eso sólo habla de falta de pluralidad (retratada desde la convocatoria misma al evento).

Me parece que el Congreso Popular es una iniciativa un tanto contradictoria, pues tras elaborarse una convocatoria, redactar una iniciativa, deliberar y votar la iniciativa, uno de los participantes, Manuel Feregrino, dijo que no se está promoviendo un Congreso legítimo, sólo se pretende abrir los micrófonos y extender la invitación a todo el que quiera participar. Entonces ¿para qué tanto show? Tal vez nunca lo sabremos.

Las dudas respecto a este movimiento sólo aumentan con las escuetas noticias que se dan sobre él. Para sorpresa de quien esto escribe, el tema casi no ha sido tocado en las distintas redes sociales.

Me parece que es un tema al que hay que estar atento, para ver si se aclaran nuestras dudas, pues a mi parecer, esto no trascenderá.

El artista-ser humano. Netrebko, Sochi y Putin

La inquietud de escribir el presente artículo surge a partir de la polémica y discusión que desató en Facebook una publicación del profesor/investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Dr. Alberto Pérez-Amador Adam, en ésta el investigador lamenta que la famosa estrella de la ópera, la soprano Anna Netrebko haya cantado el himno olímpico en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014. El problema para Pérez-Amador es que la soprano no ha querido dar una postura sobre algunas políticas del presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin (principalmente la polémica ley que prohíbe la homosexualidad en dicho país, pues dice no saber del tema o que no le incumbe), y el haber participado en la ceremonia le parece imperdonable; y dice que no volverá a comprar un disco o asistir a alguna función de la cantante.

La polémica surge cuando la doctora en Artes Escénicas Enid Negrete dice que “una postura política no los hace mejores ni peores artistas” y que “hay que juzgar su postura política por separado” y busca hacer la distinción entre mejor artista-mejor ser humano. A esto el músico y periodista musical Iván Martínez responde que  no puedes separar al artista del humano e incluso ironiza la situación diciendo que si se quiere separar esas dos cuestiones mejor escuche midis.

Orlando López hace ver la función social del arte y cuestiona que la calidad no la pierde, pero ser “artista” es cuestionable. Pérez-Amador apoya a López y complementa diciendo que un artista, como persona pública, tiene una responsabilidad con los demás.

Finalmente, en los comentarios a la publicación surgieron ejemplos de artistas que se opusieron a las políticas de su país y que incluso llegaron a tomar medidas como no volver a su país hasta su muerte. Orlando López puso el ejemplo del escritor alemán, Premio Nobel de Literatura Thomas Mann y el crítico Lázaro Azar puso como ejemplo al pianista y compositor Arthur Rubinstein quien se negó a visitar y tocar en la Alemania Nazi.

Como podemos ver, estamos ante una cuestión muy importante y que genera un debate muy interesante, por lo que me parece que es necesario reflexionar en torno a ello. En primer lugar estaría de acuerdo en que todos estamos inmersos en un contexto político, y más allá de nuestra profesión u ocupación tenemos una responsabilidad con el género humano (con todo lo que esto implica). Además, estaría de acuerdo con el dr. Pérez-Amador en que una figura pública tiene aún mayor responsabilidad.

140207143901-48-sochi-0207-horizontal-galleryPara poner el problema en contexto vale la pena hablar de la llamada ley anti-gay que fue implementada en junio de 2013 por el Gobierno de Vladimir Putin en Rusia, la cual prohíbe la propaganda, es decir manifestación pública, de relaciones no tradicionales (homosexuales), según se argumenta para proteger a los niños, a la familia y la maternidad. En lo personal me parece un hecho lamentable pues se están violando derechos humanos primordiales como lo es la libertad de cada individuo.

A partir de que se supo la noticia de la implementación de dicha ley, las protestas en todo el mundo no se hicieron esperar. Una de las protestas que me interesa mencionar es la que se organizó por medio de la página web change.org, la cual se titulaba “The Metropolitan Opera: Dedicate 9/23 Opening Gala to support of LGTB people” y buscaba que la Metropolitan Opera de Nueva York dedicara la Gala de inicio de temporada a la comunidad LGTB, ya que era una buena oportunidad pues se interpretaría una ópera de un compositor ruso (Eugenio Oneguin de Tchaikovski), y además la función sería dirigida musicalmente por el director ruso Valery Gergiev y la ópera tendría como estrella a la soprano rusa Anna Netrebko, por lo que sería una protesta significativa hacia la ley de Putin. Sin embargo, aunque el Met rechazó la propuesta pues quiso evitar meterse en temas políticos, la protesta funcionó y se le dio seguimiento en varios medios como el New York Times. Netrebko declaró que “Algunos dicen que tendría que decir más pero es lo máximo que puedo decir ahora. En mi próxima vida seré política y entonces hablamos”, y meses después declararía que “We artists shouldn’t meddle in political issues” (nosotros los artistas no deberíamos inmiscuirnos en asuntos políticos). Esta renuencia de la soprano a tocar el tema, más allá de parecer una posición neutral, pareciera que no está en contra de dicha política, lo cual a mi manera de ver, es lamentable pues no es sólo cuestión de una posición política sino que hablamos de una ley que viola derechos humanos fundamentales. Por si el silencio de Netrebko fuera poco, como ya se mencionó, el pasado 7 de febrero en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno que se llevan a cabo en Sochi, Rusia, la soprano cantó el himno olímpico. Vale decir que en la ceremonia estuvo presente el presidente Putin y fue él quien declaró inaugurado el certamen. Las protestas durante los juegos olímpicos no se han hecho esperar e incluso ya ha habido algunos detenidos.

doodle-gAsí las cosas. Vale la pena preguntarnos qué implica que un artista de la calidad y talla de Anna Netrebko, reconocida a nivel internacional como una artista de gran calidad y una embajadora cultural de Rusia, calle ante una situación como la que vive su país y de manera indirecta sea parte del problema. Y podemos llevar más allá la pregunta: ¿cómo debe actuar el artista frente a problemas políticos, o más allá, problemas que implican asuntos de derechos humanos?.

Parto de la idea de que el arte y la política son inseparables, pues frecuentemente vemos casos donde se hace un uso político del arte, a manera de ejemplo basta ver  las expresiones artísticas nacionalistas. Respecto a la música me gustaría citar a Silvia Herrera quien dice que “En toda música hay una razón social (política) que le da vida, que la hace funcional, que la identifica con una época, con una historia, con una cultura, con un lugar. Podríamos hablar de música con compromiso social, música comprometida, música intencionalmente política” (Herrera Ortega, Un  acercamiento al estudio y análisis de la relación música-política, p. 48). Para ampliar en el tema de música y política recomiendo la lectura del número 23 de la revista Folios.

Esta situación da pie a preguntarnos sobre si existe una función social de arte y si el artista tiene o no una responsabilidad para-con la sociedad o el arte es un ente separado de la política y debe permanecer distanciado. Yo no soy artista, y quizá por eso mi opinión será distinta (espero recibir opiniones de artista para complementar esta entrada), pero creo que más allá de ser de izquierda o derecha, y que esto no hace a un artista de alta o mala calidad, hay momentos en los que como figura pública, admirada por otras personas, es conveniente tomar una postura y seguir un ideal que vea por un bien común y no optar por el silencio.

BgDLOz8IUAAnOgoA manera de conclusión, me parece que si bien la calidad artística no tiene una relación con la posición política del exponente, no podemos separar al artista de su papel de figura pública y sobre todo de ser humano, por lo que tendría la responsabilidad de tomar una postura, que busque el bien común, más allá de su ideología política. Reconozco que estoy tomando una posición firme en la que veo como algo muy negativo la ley de Putin, sin embargo, con esto no estoy obligando al lector a pensar como yo (pero esperaría buenas razones para apoyar dicha ley, como yo las he expuesto para estar en contra de ella). La calidad de Netrebko ahí está, y puede comprobarse en CD’s y DVD’s, y esta situación no la afecta en ese sentido (y seguramente continuará con su brillante carrera), pero cuando se muestra indiferente ante un problema grave como el mencionado, esperaría que asumiera una postura y no optara por el silencio, pues el artista y el ser humano no pueden separarse.

Bibliografía
Herrera Ortega, Silvia, Un  acercamiento al estudio y análisis de la relación música-política, en Folios, no. 23, Verano 2011.

El papel del profesor

¿Cómo debe ser el profesor? ¿Cómo debe formar a sus alumnos? ¿Debe ser un técnico o un intelectual? ¿Cuál es su papel para-con la sociedad? Este artículo surge a partir de la lectura del texto Los profesores como intelectuales transformativos del profesor estadounidense Henry A. Giroux, conocido por ser uno de los fundadores de la corriente de la pedagogía crítica. Dicho texto es sólo un capítulo del libro del mismo autor titulado Los Profesores como Intelectuales: Hacia una pedagogía crítica del aprendizaje (editorial Paidós). No quiero dejar de mencionar que aquí retomaré algunas ideas del Dr. Sebastián Plá, con las que coincido.

Vale la pena poner en contexto la obra de Giroux y mencionar que surge como respuesta a las reformas educativas promovidas en Estados Unidos a finales de los años ochenta por el entonces presidente Ronald Reagan, en las que entre otras cosas, existe un nuevo concepto de profesor. Giroux considera que se ve al profesor como un técnico o un mero servidor público, cuya función es seguir al pie de la letra un programa hecho por expertos y que no debe ir más allá. Es decir, el profesor se vuelve simplemente un transmisor de lo propuesto por el Estado.

El texto de Giroux sigue teniendo una importante vigencia, sobre todo en nuestro país en el que hace unos meses fue aprobada la Reforma Educativa, en la que ocurre parte de lo que dice Giroux: Asociaciones civiles, legisladores y expertos planean una reforma en la que no se le pregunta al profesor su opinión. Porque debemos tomar en cuenta que puede que en el papel suene bien y tenga lógica, pero la realidad en el aula es muy distinta, y el problema está en que muchas veces la realidad escolar supera a lo planteado en el programa.

Otro problema que trae este tipo de políticas educativas es que el profesor comienza a perder su liderazgo y su papel social. Pues ya no debe pensar pues esa tarea la han hecho otros y sólo debe seguir un programa. Además ya no puede preocuparse por cosas más allá de lo que establece el programa, lo que se convierte en un círculo vicioso pues si no existe la confianza en el profesor para que este participe en el diseño del sistema educativo, éste pierde interés en su trabajo. Con esto llegamos a grados extremos en los que, por ejemplo, vale más lo que diga el resultado de la prueba Enlace que el contacto del profesor con el alumno.

Estando en este punto, es donde cobra importancia la propuesta de Giroux pues reacciona en contra de este profesor técnico y propone que el profesor debe ser un intelectual transformativo que combina “la reflexión y la práctica académica con el fin de educar a los estudiantes para que sean ciudadanos reflexivos y activos” (Arthur Giroux, Los profesores como intelectuales transformativos, en Profesión Docente, no. 15, diciembre 2001), pues, como menciona, es importante tener en cuenta y hacer notar a los estudiantes que toda actividad humana implica una forma de pensamiento y por ello debemos buscar conjuntar pensamiento y práctica, y sobre todo crear un lenguaje donde se haga crítica pero conjugada con la posibilidad.

Surge aquí la posibilidad de que el profesor sea un intelectual dentro del mismo sistema, pues si bien puede cubrir con el programa  puede darle un enfoque más crítico, por ejemplo, hacer notar que no existe una sola versión de la historia de México, sino que hay más posibilidades y que no debemos conformarnos con una versión única, pues esto puede pasar del aula a la vida cotidiana. Giroux sugiere también que se le haga ver al estudiante la desesperanza como algo poco convincente y la esperanza como algo práctico.

La lectura del texto de Giroux da pie a hacernos una importante pregunta: ¿para qué sirve la educación? Es común escuchar a personas que afirman que la educación nos sacará adelante o que es la base de una sociedad. Pero vale la pena detenerse y preguntar si debe haber una imposición de conocimientos válidos que todo ciudadano debe conocer, o si es posible y correcto que cada profesor elija qué enseñar dependiendo su contexto. Lo que a mí me parece muy importante es el fomentar un pensamiento crítico al alumno, haciéndole ver que no hay verdades absolutas.

Por supuesto que a un estado no le conviene pagar a profesores para que lo desprestigien o cuestionen y que hagan generaciones de gente crítica, por ello será difícil ver un sistema educativo con tales características. Sin embargo considero que el profesor puede actuar no como un mero técnico, repetidor de contenidos, sino un intelectual que piensa y fomenta el pensamiento crítico a sus alumnos, aún dentro del sistema educativo y con el cumplimiento de los programas establecidos. Claro que la decisión está en cada profesor.

Finalizo reiterando mi amplia recomendación de leer el texto de Giroux, pues estemos o no de acuerdo con parte o con todo lo planteado, da pie a reflexionar sobre un tema muy importante para una sociedad: la educación.