Epístola

Para M:

Te hice la más bella de las mujeres
Tan bella que enrojecías en las tardes.
-Vicente Huidobro.

Lo primero que pensé cuando te vi, fue en llevarte a la cama, lo segundo algo bastante obvio, el querer hacerte mía con furia, pasión, deseo y hasta con lujuria; tal vez debido al prolongado tiempo sin acción con alguna chica, pero lo tercero que imaginé, fue en que sería terrible terminar en un instante, sobre todo de mala educación y peor en nuestra primera vez. Será importante dejarte una buena impresión o de menos una breve sonrisa de satisfacción. Ahora desearía que pasáramos de un lugar común a algo más íntimo, más nuestro, para estar solos en un cuarto de cuatro por cuatro y ser dos, sin la necesidad de multiplicarnos. Siguiendo con el conteo quiero llegar a un quinto acontecimiento, en el cual sin duda estaré un poco agotado después de poseerte a ti, amazónica mujer, tu fuego y ganas resultaran doblemente terribles. Uno va por la calle siempre observando a las mujeres como depravado sexual, desvistiéndolas e imaginando que haría con semejante ejemplar bajo su dominio, pero no piensa en la cantidad de variables, donde esa mujer te puede hacer pedazos literalmente u oralmente, en todo caso, con sus artimañas, sus posiciones, hasta con una simple diminuta caricia bien dada puede hacerte perder la concentración y terminar llenando el preservativo con restos de amor. Continúa leyendo Epístola

Bajo la mesa

Por Ian González López.

What is love? It was just a game We’re both playing and we can’t get enough of.
–Kings of Convenience.

Entré al café dispuesto a esperarla. Sé que ella tarda en llegar cada que nos vemos, pero yo siempre he tenido la inquietud de ser puntual, de sentarme a la mesa o tocar el timbre en el momento en el que el segundero marca la hora exacta del encuentro. Coloqué mi saco en la silla y me senté. Continúa leyendo Bajo la mesa

Playlist de la semana (09.02.2015 – 15.02.2015)

Aceptémoslo, el 14 es la única fecha que importa de esta semana, y las hormonas lo saben. Aún cuando lo que celebramos es la fecha en la que decapitaron a un ser humano, aunque sepamos que los medios masivos de comunicación y las empresas en todas partes se aprovechan del ambiente romántico del segundo mes del año para vender cosas que absolutamente nadie necesita, aún si con todo nuestro corazón deseamos no caer en la trampa de la susodicha y temida fecha, lo cierto es que, al momento de la verdad, los hoteles se abarrotan, no hay lugar en los restaurantes, los cinemas no se dan abasto y los vendedores de flores, globos, peluches y demás logran lo que coloquialmente llamamos “hacer su agosto” subiendo al doble los precios de sus productos, mismos por los que si estuviéramos en un estado mental correcto no pagaríamos… A sabiendas de todo eso, por más que tratemos de escapar, llegará el Día de san Valentín. El ambiente que se va generando en las horas previas al gran acontecimiento nos predispone poco a poco a tener una actitud más benévola con nuestros semejantes, y así, si siempre escupes en el café de la persona que odias, quizá ese día solamente procures que la bebida le llegue fría. Continúa leyendo Playlist de la semana (09.02.2015 – 15.02.2015)

Película de la semana: Shaun of the dead

Cada semana, uno de nuestros colaboradores escribe sobre alguna película y las razones por las cuales deberían verla. Esta semana Pablo Valle nos tiene una recomendación de san Valentín atrasada:

Una comedia romántica con zombies ¿qué más tengo que decir?

Shaun of the dead, dirigida por el británico Edgar Wright e interpretada por los igualmente británicos Simon Peg, Nick Frost y Kate Ashfield, es más que una simple película, es una carta de amor para los amantes del cine de zombies (y una personal obsesión, debo decir).

La historia es simple: Shaun (Simon Peg) tiene los días contados en su relación con Liz (Kate Ashfield), debido en gran parte a la mediocridad en la que habita, la falta de determinación y el hecho de que Ed (Nick Frost), su mejor amigo y roomie (más bien vago-que-duerme-en-el-sofá), es como un ancla para su vida personal: lo mete en problemas con Pete (el otro inquilino), no hace más que jugar videojuegos y fumar marihuana (que además vende) y lo arrastra cada día más a esa idílica existencia de perdedor en la que uno tiene que vivir de la caridad de otros. Pero hay un elemento extra que funge como la gota que derrama el vaso de Liz, y ese es el Winchester, el pub favorito de Shaun y Ed, en el que viven sus vidas, beben sus penas y el que, al parecer, sirve como escenario de casi todas (si no es que todas) las citas con Liz.

El drama asciende: Liz deja a Shaun, quien es arrastrado por Ed a una noche de olvido etílico, Pete le echa en cara a Shaun lo patético de una vida como defensor del simiesco Ed, Shaun debe encarar al día siguiente a su aterrador padrastro y, encima de todo, la puerta se quedó abierta (de nuevo) en el departamento. Hasta aquí, todo parece normal para una comedia romántica, pero la mañana siguiente amanece teñida con sangre, ya que el apocalipsis se cierne sobre Londres: el apocalipsis zombie. El resto de la historia se centra en la cruzada que Shaun debe emprender para salvar a su madre y padrastro, mantenerse con vida y recuperar a Liz en el proceso, evitando siempre que la ineptitud de Ed no resulte en catástrofe.

El guión brilla con la miríada de referencias al cine de zombies (desde un restaurante llamado Fulci’s, hasta la ambigüedad sobre el origen de los mencionados cadáveres reanimados), pero esto no es lo único que lo hace destacar, ya que el diálogo escrito por Wright y Peg es en extremo inteligente, ágil y creíble, además de creativo y divertido. La cinta nos tiene siempre tratando de adivinar qué nueva descabellada situación nos presentará, creando una expectante intriga que culmina con una sublime broma que odiaría arruinarles, pero que los dejará con el corazón tibio, los abdominales doloridos y la mandíbula engarrotada por tanto sonreír; sin duda es una película que vale la pena ver más de una vez, tanto por su valor cómico, como por que una vez no es suficiente para captar todas las minucias y sutilezas que encierra.

En resumen, esta es una película que no deberían dejar pasar, sea que estén en una cita, sea que se hayan reunido con los amigos, o sea lo que sea. Podría seguir hablando de esta película por días (no por nada es una de mis favoritas), pero creo que es mejor que juzguen por ustedes mismos y decidan si mi actitud de fanboy es justificada o no.shaun-of-the-dead-shaun-of-the-dead-73392_1280_1024