“Dos Tres Dibujitos”, subasta de arte emergente en el DF

Todos coleccionamos algo, dependiendo de nuestro gusto y presupuesto: estampillas postales, monedas, billetes, boletos del metro, calcetines, discos, películas, libros, amores o recuerdos. Pareciera ser algo inherente al ser humano. Pero al hablar de coleccionar arte ocurre algo distinto, ya que comúnmente pensamos que se trata de una práctica de ciertas personas que tienen tal cantidad de ingresos, que al no saber qué hacer con él, deciden comprar una que otra pintura de unos cuantos millones de dólares para ponerla en su sala u oficina. Y sí, hay muchos ejemplos de ésto, pero el coleccionismo va más allá, pues resulta que muchas personas podemos iniciar una colección; no es tan cierta la idea de que necesitas miles de dólares para poder tener una. Continúa leyendo “Dos Tres Dibujitos”, subasta de arte emergente en el DF

Pánuco 46. Una ventana al pasado

Creo que todos hemos soñado alguna vez, en especial a los que nos gusta la historia, con poder tener una máquina del tiempo para poder regresar al pasado y ver en vivo hechos, lugares y personas de hace algunos ayeres. Lamentablemente, la ciencia, hasta el momento, ha demostrado que lo anterior seguirá siendo un sueño. Otra de las cosas que nos gustan son las llamadas cápsulas del tiempo, que consisten en guardar en algún lugar objetos del presente para conservarlos intactos y no volver a sacarlos sino hasta muchos años después. Pues en esta ocasión escribo este artículo para invitar a los lectores de Callejero a vivir una experiencia bastante recomendable, que en parte les dará una oportunidad de viajar al pasado, y lo que es mejor, adquirir una parte del mismo. Continúa leyendo Pánuco 46. Una ventana al pasado